Willy Casanova, un alcalde para el cambio revolucionario.


Se convirtió en el alcalde de Maracaibo en las elecciones del 10 de diciembre de 2017, al cosechar el 50.38 por ciento de los votos. Desde entonces, asumió el reto y trabaja, junto al equipo de gobierno municipal, por recuperar el municipio y construir una ciudad donde prevalezcan los valores ciudadanos, a partir de su historia, su memoria, su identidad y desde su paisaje urbano y lacustre.

Willy Casanova Campos nació el 9 de junio de 1984. Tiene 35 años. Viene del Maracaibo profundo. Se crió en el barrio Miraflores en las cercanías de El Marite, en el noroeste de la ciudad.

Reúne una historia de compromisos y responsabilidades. Además de su condición actual de alcalde, se ha desempeñado como:

Participación en movimientos sociales y políticos.

Comenzó su vinculación y participación en los movimientos sociales y políticos desde los 15 años. Es uno de los fundadores del Frente Francisco de Miranda en Zulia, en 2003, y luego fue director de este movimiento, en 2014. Ha sido miembro de la Dirección Nacional del Frente desde 2004 hasta la actualidad.

Fue delegado por el Distrito Capital al Congreso Extraordinario del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) en abril de 2010.

En 2014 fue electo delegado por el Zulia al III Congreso del PSUV.

En 2015 fue candidato por el Circuito 8 a las elecciones del Consejo Legislativo del Zulia.

Su participación en el proyecto político bolivariano, ha estado acompañada por afanes y logros en su formación: Registra una serie de cursos en:

Un proyecto de vida para Maracaibo.

Desde el primer día, su gestión al frente de la Alcaldía Bolivariana de Maracaibo se ha caracterizado por su empeño en prestar atención a los asuntos esenciales en el plano material y espiritual. En tal sentido, trabaja en recuperar y mejorar la recolección de los desechos sólidos; recuperar, actualizar y llevar el servicio de gas a nuevas comunidades; atender, apoyar y proteger a la mujer embarazada y lactante; atender la movilidad a través del transporte público, brindar seguridad y protección a la ciudadanía, brindar apoyo en materia de alimentación, educación, servicios de salud; recuperar los espacios públicos, áreas verdes, zonas recreacionales, plazas y parques.

En su gestión se ha dado comienzo a la recuperación del centro histórico de Maracaibo, lo cual genera un impacto benefactor para el resto de la ciudad. Paso a paso se va consiguiendo un centro ordenado, limpio y seguro, que se puede visitar, recorrer y disfrutar; que se puede aprovechar para explicar a propios y extraños nuestra historia, cultura, tradiciones, arquitectura, memoria e identidad como pueblo.

En síntesis, en su gestión se ha puesto en marcha una política integral que busca el renacimiento físico y subjetivo de la ciudad, para lograr que Maracaibo cambie y sea una ciudad con bienestar, justicia social, democracia y buen vivir.

Noticias destacadas